Piscinas de Temporada

Piscinas de Temporada

7 Piscinas de temporada
Piscinas de Temporada

Además de servir para bañarse, las piscinas son espacios de excelente fondo decorativo tanto de día como durante las reuniones nocturnas. Por eso, es necesario tener cuidado al momento de construirlas o remodelarlas.

A pocos meses de la llegada del verano, es necesario poner especial énfasis en la remodelación de las piscinas, ya que son los elementos más grandes y permanentes que se tienen en casa. Por eso es importante asegurarse de que cada pieza que se utilice en sus acabados combine con los materiales del resto de la casa –sobre todo la zona exterior-. Además de llevar a cabo su remodelación con anticipación. La razón es muy sencilla: cuando hay premura de tiempo, los presupuestos y las opciones son más limitados. A continuación, algunas sugerencias:

Similar a un look resort

Las nuevas tendencias para piscinas residenciales apuntan a acabados que provocan la sensación de estar en una playa. Lo ideal para lograr este objetivo es utilizar decks como revestimiento que existen en tres opciones: madera natural, madera aditivada –como el de la marca Kiplen que no quiere mantenimiento- y porcelanato. Estos últimos destacan por su belleza, porque cuentan con un espesor similar al de un porcelanato standard y, además, son muy resistentes. Añadir muebles de fibra con cojines de lona blanca terminará por instaurar el efecto resort.

Nuevas tonalidades

Si bien los tonos celestes son los más usados para revestir el interior de una piscina, existen otras opciones que combinan a la perfección con el agua. Ejemplos como colores beiges o grises permitirán observar el agua igual de turquesa. Para un efecto más impactante, es interesante usar tonos oscuros, como el negro que harán que la piscina refleje el cielo como un espejo.

Luz, punto importante

Cuando la piscina no está en uso, su función es decorativa. Por la noche, una buena iluminación brindará sensación de profundidad al jardín y actuará como un elemento muy relajante para la vista. Para su interior, se recomienda instalar luces que realcen el movimiento del agua. Ubicarlas, por ejemplo, en las escaleras y sus paredes opuestas. Para el exterior, lo mejor es alumbrar algunas plantas y colocar pequeños focos empotrados a lo largo de todo el borde.

Escrito por Cristina Camaiora

Déjanos un comentario